lunes, 4 de enero de 2021

Jack London: THE CALL OF THE WILD y LA LLAMADA DE LO SALVAJE

A mí Jack London siempre me ha gustado. Es de esos autores que uno lee cuando toca leer a Salgari, Verne o Wells, me parece a mí, pero creo que lo agarré un poco más mayor. 

En el cole donde trabajo estamos haciendo eso que se llama "tertulias dialógicas", y me tocó leer una versión adaptada de The Call of the Wild con alumnos de 4.º de Primaria. Mientras tanto, y hasta hace unas horas, en realidad, he ido leyendo la versión original y una traducción integral al español que aún no he acabado.

La versión adaptada, editada por almadraba, no está nada mal. Evidentemente se deja algunas cosas en el tintero, pero el resultado no deja de ser un libro potente que posibilitó el debate.

La edición que me conseguí en Amazon, bastante lamentable. Por suerte el texto es integral, pero la factura es totalmente amateur. 

Me ha costado bastante leer la versión en inglés, dejando de lado temas de edición. No controlaba nada bien el vocabulario, básicamente, ni determinados giros que, me parece, son medio anticuados y que me dificultaron bastante la comprensión.

Buck es un protagonista que hace cosas buenas y malas. Eso dispara el debate, en una tertulia dialógica. Es un perro que lo roban de su casa y se lo llevan a Alaska, a trabajar tirando un trineo. Sobrevive y se hace fuerte porque aprende de sus errores, hasta convertirse en una máquina de matar de buen corazón. Y sí. Es Jack London. 

A mí me encanta Jack London.

 

 

Aitor Sánchez: MI DIETA YA NO COJEA

Hace unos días leí Mi dieta cojea, y en seguida comencé a leer éste, que es una continuación. Novedades hay pocas, y me parece que tiene que ver con una cuestión de coherencia consigo mismo, del autor, quien sostiene que la dieta no es algo difícil, sino fácil. Si es fácil, pues, no tiene sentido acumular novedades. Basta con que no le vendan a uno gato por liebre.

Este segundo libro tiene más consejos prácticos que el primero, o al menos están más destacados. Seguramente tiene que ver con el enfoque positivo, de buscar soluciones, que le ha dado con el pequeñísimo cambio del título. Si en el primer libro te explicaba cómo te la están metiendo doblada, en el segundo te explica cómo ir sorteando las trampas. 

¿Son complementarios? Y, un poco sí. Yo me quedo con el primero, pero el segundo tampoco está nada mal.