jueves, 8 de julio de 2021

Stig Dagerman: IL NOSTRO BISOGNO DI CONSOLAZIONE


Me enteré de la existencia de este escritor escuchando este podcast. Estaba buscando cosas en italiano sobre Valeria Parrella, y me apareció esta pequeña reseña sobre este librito. Me lo compré en un rapto de lujuria, la verdad, lo vi barato en Amazon y me llegó a casa en un día o dos. 

¿Interesante, Dagerman? Interesante, quizás, pero todavía me interesa. Tengo ganas de leer La serpiente, y seguramente acabaré comprándomela en italiano, que me sale más barato y mato dos pájaros de un tiro. 

El poema Attenti al cane, que abre el volumen, me pareció buenísimo. El tipo, a partir de las declaraciones de un hijo de puta que denuncia que los que reciben subsidios se permiten tener perros, a la manera de Una modesta proposición de Jonathan Swift construye su poema afirmando que sería mejor que los pobres criaran ratas o moscas. Y que a los perros, mejor matarlos a palos. O sea, imposible que no me guste.

¿El ensayo? No sé. Creo que no me gustó. Empieza con un "Me falta la fe y no podré nunca, entonces, ser un hombre feliz". A mí, desde 2021, habiendo contemplado mil veces las mismas cosas y contemplándolas sabiamente, una afirmación semejante me parece terriblemente infantil. El tipo escribió esto en 1952, se comió la Segunda Guerra Mundial, eran otras épocas, el pesimismo parecía ineludible como el aire para respirar. No sé. 


Aquí hay versiones en castellano tanto del ensayo como del poema. La editorial, Iperborea.