sábado, 17 de junio de 2017

Traduciendo VOLEVO UN GATTO NERO

Hace unos días traduje, para consumo propio/profesional, una canción infantil italiana, "Volevo un gatto nero". Hay por ahí una versión traducida y grabada en castellano hace muchos años, y en eso se nota que no soy un nativo digital, porque se me ocurrió buscarla en Internet bastante después de que se me ocurriera traducirla por mi cuenta y riesgo.

Pero bueno, en fin, no me gusta esa versión en castellano. Me parece a mí que le quita toda la encantadora carga de mala baba que tiene la letra original.

¿Verdad que existe una carrera de Traducción? No lo soñé, ¿verdad? Y seguro que existen infinitos artículos académicos explicándolo todo, absolutamente todo del noble arte de traicionar traduciendo, ese juego de palabras intraducible. Pero yo lo único que leí sobre el tema, que yo recuerde, se lo leí a Borges. O a un profe que escribió un ensayo sobre la faceta traductora de Borges.

Pero bueno, a lo que iba. ¿Cómo se traduce una canción? Lo hice como pude. Me encantó cambiar "un coccodrillo vero/un vero alligatore" (a partir de aquí paso ya de las bastardillas) por "un cocodrilo verde/un verde cocodrilo", no porque me causara ni pizca de gracia cargarme el coccodrillo de un verso y el alligatore del siguiente, que no fue así y maldita la gracia (había estado coqueteando con la posibilidad de hablar de cocodrilos y caimanes), sino porque "verde" encajaba como un guante en la oreja de quienes hubieran escuchado el "vero" original (básicamente y principalmente mis propios alumnos de música). Y aquí paz y después gloria.

En el estribillo solucioné algunos problemas que me aparecían con la rima aprovechando que veinte años no es nada: donde hacía falta usaba el "vos", donde hacía falta usaba el tú. Y aquí paz y después gloria porque, que yo recuerde, hay escritores que hacen eso, por ejemplo, cuando escriben en catalán, hacen servir cualquier particularidad dialectal si les viene a cuento y lo necesitan. Yo tres cuartos de lo mismos, porque me parece muy bien. Aparte tiene su encanto. Y, aparte, hay países castellanoparlantes en los que es común eso de mezclar el tú y el vos, y quien no me crea puede preguntárselo a un boliviano.

El "non era una giraffa/di plastica o di stoffa/ma una in carne ed ossa, etc." lo cambié por "no era una jirafa/de plástico o de atrezo/era de carne y hueso, etc." Uf, yo no sé, es la primera vez que traduzco una canción, pero qué estimulante es esto de traicionar al autor para decir algo que ¿muy en el fondo? ¿no lo traiciona un carajo? y que queda ¿tan bonito? como pero ¿tan diferente? de.

El "un elefante indiano/con tutto il baldacchino/l'avevo nel giardino/ e l'avrei dato a te" me quedó en un "un elefante indio/incluso con colmillos [¿o "con todo y sus/los colmillos"?. Aún no lo tengo claro]/lo tengo de chiquillo/te lo he traído a ti". ¿Cómo metía ese "baldacchino"? menos mal que se me cruzó por la mente el dúo colmillos/chiquillo, que si no... Y, aparte, tiene la pequeña gracia de que queda tan fantasioso como el original, aunque más complicado-¿petulante? (es muy posible que me esté pasando de listo, lo que suele ser un pecado imperdonable) de descubrirlo: los elefantes asiáticos no suelen tener colmillos, y ahí está la cosa, la afirmación exagerada, casi tanto como la promesa del elefante con palio y todo.

En fin, sin más vueltas y por si a alguien le interesa...:


Lallallallallalla
La-llà.

Un coccodrillo vero,
Un vero alligatore,
Ti ho detto che l'avevo
E l'avrei dato a te.
Ma i patti erano chiari:
Il coccodrillo a te
E tu dovevi dare
Un gatto nero a me.

Volevo un gatto nero nero nero:
Mi hai dato un gatto bianco
Ed io non ci sto più.
Volevo un gatto nero nero nero...
Siccome sei un bugiardo
Con te non gioco più.

Lallallallallalla
La-llà.

Non era una giraffa
Di plastica o di stoffa;
Ma una in carne ed ossa
E l'avrei data a te.
Ma i patti erano chiari:
Una giraffa a te
E tu dovevi dare
Un gatto nero a me.

Volevo un gatto nero nero nero
Ecc.

Lallallallallalla
La-llà.

Un elefante indiano
Con tutto il baldacchino,
L'avevo nel giardino
E l'avrei dato a te.
Ma i patti erano chiari:
Un elefante a te
E tu dovevi dare
Un gatto nero a me.

Volevo un gatto nero nero nero
Ecc.

Lallallallallalla
La-llà.

I patti erano chiari:
L'intero zoo per te
E tu dovevi dare
Un gatto nero a me.
Volevo un gatto nero nero nero,
Invece è un gatto bianco
Quello che hai dato a me.
Volevo un gatto nero
Ma insomma nero o bianco
Il gatto me lo tengo
E non dò niente a te.

Lallallallallalla
La-llà.

La la la la la la
la la.

Un cocodrilo verde
un verde cocodrilo
directo desde el Nilo
te lo he traído a ti.
El trato era muy claro:
el cocodrilo a ti,
y tú debías darme
un gato negro a mí.


Quería un gato negro,
negro, negro,
me has dado un gato blanco
y el trato se rompió.
Quería un gato negro,
negro, negro,
porque sos tan tramposo
no juego más con vos.


La la la la la la
la la.

No era una jirafa
de plástico o de atrezo,
era de carne y hueso,
te la he traído a ti.
El trato era muy claro:
la jirafa pa' ti,
y tú debías darme
un gato negro a mí.


Quería un gato negro,
negro, negro,
me has dado un gato blanco
y el trato se rompió.
Quería un gato negro,
negro, negro,
porque sos tan tramposo
no juego más con vos.

La la la la la la
la la.

Un elefante indio,
con todo y sus colmillos,
lo tengo de chiquillo
te lo he traído a ti.
El trato era muy claro:
el elefante a ti,
y tú debías darme
un gato negro a mí.


Quería un gato negro,
negro, negro,
me has dado un gato blanco
y el trato se rompió.
Quería un gato negro,
negro, negro,
porque sos tan tramposo
no juego más con vos.


La la la la la la
la la.

El trato era muy claro:
un zoo para ti,
y tú debías darme
un gato negro a mí.


Quería un gato negro,
negro, negro,
me has dado un gato blanco
y el trato se rompió.
Quería un gato negro,
en suma, negro o blanco,
el gato me lo quedo,
no hay nada para vos.


La la la la la la
la la.


PD) Lo malo que tiene traducir una canción que ya alguien tradujo y editó es bastante obvio: hay mucha gente que la escuchó ya en una versión y lo lógico es que le chirríe que se la cambien. Así me ha pasado, lo he presenciado, pero bueno, es una mancha más del tigre.

3 comentarios: